Pasar al contenido principal
July Rojas Medrano

Enfermera boliviana: “Hay mucha impotencia porque todo está colapsado”

Con más de 15 días de cuarentena, España ya sobrepasa los más de 70 mil casos confirmados de coronavirus. Los trabajadores en salud están en primera línea combatiendo este virus que puso en alerta sanitaria a muchos países.

Dunia Ortuño Calderón, una boliviana de 35 años, cada que llega del hospital San Pau en Barcelona, España, donde trabaja de enfermera hace más de 12 años, se quita los zapatos y entra a la ducha, como parte de un protocolo de desinfección que sigue para evitar ser contagiada con el coronavirus.

Su hospital, prácticamente, ha colapsado con los casos de Covid-19. Pese a que tiene 330 habitaciones con 644 camas y 21 quirófanos, tuvieron que habilitar la sala de espera para atender a más pacientes. “Son muchos casos, llevamos muchos días de trabajo, llevamos días de doble guardia tratando de contratar a más personal”, dice.

Con tantos años de experiencia, nunca imaginó que tendría que afrontar semejante crisis sanitaria, que ella califica como una catástrofe.

 

—¿Cómo es tu día a día en este contexto?

—Mí día a día en esta situación en la que estamos es dramático, preocupante, una situación de impotencia porque el hospital está colapsado.

Con la numeración de camas y todo, se ha tenido que desalojar pediatría, lo que es maternidad, ginecología, porque no se da abasto porque aun teniendo las 644 camas se está montando una parte auxiliar porque no se da abasto. Son muchos casos, llevamos muchos días de trabajo, llevamos días de doble guardia tratando de contratar a más personal. Lo tenemos todo saturado.

 

—¿Qué tipo de trabajo realizas y qué indumentaria tienes?

—Yo ahora mismo estoy en el área de radiología y estoy en contacto con pacientes del Covid-19 positivos y para la prevención estamos utilizando batas impermeables, las mascarillas específicas, esta semana nos han aportado unas gafas de protección porque estábamos directamente en contacto con los pacientes y actualizando protocolos.

 

—Pese a que están protegidos, ¿hay médicos o colegas tuyos que han sido contagiados?

—Sí, la verdad son muchos que han dado positivo, tampoco la protección llega a todos porque tenemos carencia de lo que son mascarillas y sí que hay contagiados a nivel sanitario, tanto médicos como enfermeras.

 

—¿Pudiste atender a bolivianos?

—Sí, hay pacientes bolivianos, así como en el área sanitaria, existen médicos y de la parte de enfermería también. De momento, sí está controlado, están en una fase de cuarentena.

 

—¿Cómo estás tú al atender a tanta gente? ¿Tienes temor?

—La verdad, sí. Yo, con tanto contacto, sí tengo temor, es inevitable. Tienes una impotencia al volver a casa, es muy triste, la impotencia de cada día ver tanta gente que unos están bien, otros están mal, a otros que al día siguiente ya no te encuentras. La verdad, es muy triste. Por mucho que intentes protegerte, estamos desbordados, eso no se puede negar.

Yo, por ejemplo, cumplo un horario que cubre de 7:30 a 14:00, el siguiente turno es de 14:00 a 21:00, entonces como hay un porcentaje de pacientes, pues tienes que intentar cubrir esas horas que quedan vacías porque hay casos positivos, puede ser porque falte personal porque se han habilitado camas en las salas de espera para el Covid-19. Como hace falta personal, tienes que ir cubriendo puestos de trabajo.

—¿De repente se incrementaron los casos de Covid-19?

—Pues sí, la verdad nosotros mirábamos los informativos como cualquier persona lo que estaba pasando en Italia, sabíamos que iba a llegar, pero no en esa gran magnitud, porque en España empezó con cuatro casos, y a los cuatro días eran miles.

Ahí se activó la alerta y fue algo a que no estábamos preparados, la verdad, no estábamos preparados para ver este tipo de casos. Yo creo que ningún país está preparado, porque no se veía venir que esto fuera tan acelerado.

 

—¿Es una situación muy complicada?

—Es muy triste porque uno no se puede despedir de un familiar, mueren completamente solos, lo único que llevan las pacientes que están en plenitud de conciencia es un celular. Es triste porque no los pueden velar.

 

—¿Cuál sería tu mensaje para gente de Bolivia?

—Que esto es a nivel mundial. Sobre todo, hagan prevención, quédense en sus casas, es ahora donde tienen que poner énfasis y hacer prevención, porque si no les va a pasar lo mismo que a nosotros, que llevamos más de 15 días (en cuarentena) y llevamos 72 mil casos que se han multiplicado muy rápido.

Que se queden en casa, las personas de la tercera edad que son muy vulnerables y personas que tienen una enfermedad de base. El Covid- 19 no elige color, no elige tamaño o de qué país es, no es un tema político. Es una catástrofe muy grande y Bolivia no está preparada para afrontarla.

 

En Portada

  • La situación de Beni “realmente es grave”
    Según el secretario de salud de la Gobernación cruceña, Óscar Urenda, que ahora trabaja en la ciudad de Trinidad para contener el ataque de coronavirus, la situación “realmente es grave” en Beni. Urenda hizo esas declaraciones luego de palpar las consecuencias que va dejando el COVID-19 que...
  • Coronavirus empieza a tomar cuerpo en El Alto
    La pandemia del coronavirus comienza a tomar cuerpo en la ciudad de El Alto, ya que las autoridades de la Alcaldía alteña reportaron que la cifra de infectados sufrió a 156 la noche del lunes. Las estadísticas muestran que el comportamiento del virus está en ascenso porque la cantidad de...
  • COVID-19 infecta al comandante de la policía de Santa Cruz
    El comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, coronel Enrique Terán, resultó positivo a COVID-19, por lo que fue puesto en aislamiento, informaron diferentes medios de comunicación de la capital cruceña. En sustitución de Terán, asumiría el coronel Rolando Gómez, que está a cargo de la...
  • Eva Copa afirma que no le tiene miedo a Murillo
    “No le tengo miedo al ministro Murillo”, así de claro fue la presidenta del senado Eva Copa al anunciar que recurrirá a organismo internacionales para poner un alto a las amenazas de Arturo Murillo quien anunció con llevar a la cárcel a los parlamentarios del MAS. Atrás quedó el abrazo y el guiño...