Pasar al contenido principal
Redacción Central

Los bloqueos dificultan traslado de muestras y monitoreo de pacientes

Los bloqueos de carreteras, que hoy cumplen 12 días, no sólo impiden el traslado de oxígeno medicinal, poniendo en riesgo cientos de vidas, sino que dificultan la llegada a laboratorios de las muestras de los pacientes sospechosos de las zonas rurales. Esta situación se da en los seis departamentos donde existen medidas de presión: La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Chuquisaca y Tarija.

La tardanza en el traslado de las muestras hace que el número de casos reportados cada día pueda no ser el real, afirmaron autoridades sanitarias. Además, los bloqueos también están perjudicando las labores de contención de la pandemia, como los rastrillajes, el monitoreo de los pacientes con coronavirus en zonas rurales, el traslado de insumos y otras acciones necesarias en la lucha contra la pandemia.

El director de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Rubén Castillo, explicó que los bloqueos no permiten la llegada de las muestras de pacientes sospechosos de la zona del valle alto, la zona andina y del cono sur.

“Hay retraso, los municipios más alejados, cono sur, región andina, hay retraso considerable, el personal de salud incluso se está replegando, la logística, movilización de los equipos para hacer monitoreo correspondiente. A los pacientes que se hace seguimiento, son cientos de pacientes que necesitan monitoreo diario, si no tenemos el monitoreo, no podremos cumplir los objetivos”, dijo Castillo.

Pero la situación es más compleja en Potosí, donde no sólo no están llegando las muestras de los pacientes de zonas rurales, sino que los insumos y los kits para los laboratorios PCR están parados en los puntos de bloqueo.

El delegado del Ministerio de Salud en este departamento, Percy Rosas, afirmó que una ambulancia que traía insumos y pruebas no pudo pasar el bloqueo en Betanzos, por lo que se gestionó otro vehículo de mayor capacidad para buscar caminos secundarios.

“Lo más urgente para este pedido es el tema de los cartuchos para el GeneXpert, que es el gran problema que nos está quejando”, dijo a El Potosí.

Agregó que, por la falta de estos reactivos que están bloqueados, no se están realizando pruebas PCR de coronavirus con este equipo; sólo se está trabajando con las pruebas rápidas de los rastrillajes.

“Nadie tiene en Potosí, ni la manera privada, PCR. Se están haciendo las pruebas rápidas a través de inmunoglobulina y además Elisa”, explicó.

Los cartuchos bloqueados para el GeneXpert son 800 además de 2 mil pruebas rápidas, insumos para laboratorio y medicamentos.

En tanto, en Tarija el laboratorio biomolecular del Sedes retomó esta semana el procesamiento de muestras luego de cuatro días de no hacerlo por falta de reactivos.

“Se logró hacer posible la llegada de reactivos, por lo que se garantiza el trabajo. No obstante, en caso de continuar las medidas de los bloqueos en el país, como Gobernación se está planificando puentes aéreos para garantizar los insumos”, señala el comunicado oficial.

La capital tarijeña está aislada del resto del país por bloqueos en la carretera a Potosí, a la altura de Cuchu Ingenio, y en la Ruta 9 que conecta con Santa Cruz, en la comunidad de Tierras Nuevas, reportó El Deber.

En La Paz, las muestras e insumos están tardando en llegar, pero lo más preocupante es la falta de oxígeno.

El director del Sedes La Paz, Ramiro Narváez, dijo que los conflictos están perjudicando la llegada de las muestras, medicinas y el oxígeno, que en varios hospitales podría acabarse en las próximas horas.

“Pedimos de manera clamorosa a todos los actores políticos que depongan en mezquindades y que piensen en la gente que atendemos en los hospitales, en los niños, mujeres embarazadas, ancianos y toda la gente que sufre día a día la pandemia. Esperamos que en las próximas horas el diálogo prime y el oxígeno pueda llegar a nuestros hospitales”, dijo.

Marcelo Ríos, director del Sedes de Santa Cruz, expresó su preocupación por la complicada situación en la que se ve involucrada la población, debido a los bloqueos y la crisis sanitaria, que no permiten la llegada de algunos insumos.

“Lamentamos que se bloquee la salud y la vida. Los alimentos están en la carretera, las medicinas. La única manera de saber si llegamos al pico es cuando tengamos claras muestras, aún tenemos una velocidad de contagio que genera saturación en hospitales y las situaciones de estos once días recién las vamos a ver en a próxima semana, la situación de bloqueos nos deja en la incertidumbre de que la curva puede repuntar”, dijo.

Otro efecto de los bloqueos y los conflictos es que algunas brigadas médicas no están pudiendo llegar a las comunidades y municipios más alejados, lo que priva a mucha población de medicinas y otros insumos.

Convoy con oxígeno llega a Sucre y se va hacia Potosí

El convoy de 40 toneladas de oxígeno medicinal llegó anoche a Sucre tras un periplo de más de 18 horas de viaje desde Cochabamba, reportó la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) regional Chuquisaca.

Esta institución informó que se logró despejar los bloqueos de Imilla Huañusca y Mojotoro, lo que permitió la llegada del convoy a la capital del Estado.

El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, aseveró que la cantidad de puntos de bloqueo está haciendo que el convoy tarde más de lo esperado y afirmó que los camiones podrían llegar hoy a La Paz.

“Creo que mañana (viernes) en horas de la mañana ya estaría llegando el convoy a la ciudad de La Paz”, informó.

El viceministro de Coordinación y Gestión Gubernamental, Israel Alanoca, informó que aún falta que el convoy pase las zonas más duras del bloqueo, en la zona andina de Oruro y La Paz.

Sin embargo, aseveró que, al menos en la zona de Chuquisaca, disminuyeron los puntos de bloqueo.

El lunes partió de Santa Cruz un convoy de cisternas con 66 toneladas de oxígeno y tardó más de 24 horas en llegar a Cochabamba por los bloqueos; de ahí tuvo que optar por una ruta alterna por Sucre-Potosí, Potosí-Oruro y Oruro-La Paz, para llegar a la sede de gobierno, ante las amenazas de ataques con dinamita por organizaciones.

En Portada