Pasar al contenido principal
Wilson Aguilar

Edmundo Novillo: “Nuestras FFAA han tenido plena participación en la vida política con luces y sombras”

A días de su posesión, el ministro de Defensa, Edmundo Novillo, conversó con Los Tiempos sobre aspectos particulares de su despacho. Se refirió al papel de las Fuerzas Armadas (FFAA) y su plena participación en la vida política del país “con luces y sombras”, los posibles procesos que pueden enfrentar los miembros del ex alto mando militar, la evaluación del Sistema Integrado de Defensa Aérea y Control de Transito Aéreo (Sidacta), los casos de corrupción no resueltos, la Escuela Antiimperialista y las milicias armadas, entre otros.

—¿Cuál es su opinión sobre las acciones de las FFAA en noviembre de 2019?

—Es la institución que garantiza la independencia, la soberanía, y, en ese marco, yo diría que, a lo largo de nuestra historia, nuestras FFAA han tenido plena participación en la vida política con luces y sombras.

—¿Qué pasó con los que estaban en el Alto Mando Militar?

—Desde el momento que he asumido el despacho, he tenido momentos del diálogo con ellos, pero, como ya era un mando que había dejado sus cargos a disposición, hemos tenido un diálogo para conocer el estado situacional de la institución. Este diálogo ha sido en el ámbito de tranquilidad, del respeto. Yo he escuchado a cada uno.

—¿Qué pasa con las muertes en Senkata y Sacaba?

—Ninguna muerte es justificada (…). la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tiene interés de esclarecer este tema, pero no un interés parcial, parcializado, sino cumpliendo los principios universales particularmente en el respeto a los Derechos Humanos que debe darse en todos los países. 

Vamos a aportar, a contribuir con todas las pruebas que encontremos en el Ministerio de Defensa para que esa investigación sea absolutamente clara, que llegue a conclusiones reales y quiénes han tenido participación asuman responsabilidades. Éste es el marco de la situación y por eso decía que nuestras FFAA han jugado un rol fundamental en la vida política del país con luces y sombras.

—¿Qué hará Defensa en este caso?

—Lo que se tiene que hacer en estos casos. Siempre en el marco del respeto a los principios constitucionales, se van a activar investigaciones y todo ciudadano está obligado a responder por sus actos y particularmente los servidores públicos, y, en el marco del derecho a la defensa, ellos también tendrán, seguramente, la oportunidad de presentar sus descargos.

—¿Cuál es la situación del sistema de radares?

—Los radares estarían listos para entregarse. Cuando uno asume la función, siempre tiene que generar un corte, y este corte tiene que ver cómo ha sido el proceso de compra, ha sido legal, ha sido transparente, no ha existido aquí algún sobreprecio. Son elementos que los tenemos que ver.

—¿Hay susceptibilidad en este tema?

—Vamos a tratar a fondo este tema y sé que los radares están listos, pero vamos a hacer un análisis a fondo de los elementos jurídicos, técnicos, administrativos con la finalidad de no incurrir en temas que nos pueden comprometer. Hay que entrar a una evaluación rápida.

—¿Qué pasa con los casos de corrupción, como las barcazas chinas?

—La primera tarea que he dado a mi equipo técnico es identificar los temas pendientes, y en el que somos parte como institución afectada para darle continuidad, celeridad, no sólo para identificar a los autores y sancionar, sino también para recuperar los recursos que hayan sido desviados al interés particular de quienes han manejado estos proyectos.

—¿Qué pasará con la Escuela Antiimperialista, que fue cerrada?

—Lo que ha pasado es que la Escuela Antiimperialista, en esta etapa que se ha ingresado de formación ideológica, es que creen que es un ideal extremista, que lo único que se hace es dar una doctrina ideológica, parcializada, antineoliberal o una doctrina filosófica anacrónica del pasado, es comunismo, etcétera. Hay que entender el antiimperialismo como un principio y una base filosófica que tiene que ver con defender primero los intereses de la patria ante cualquier interés de cualquier pais.

—¿Entonces se reabrirá?

—Se lo tiene que evaluar, pero tenemos que darle un lineamiento que le permita romper estos estigmas, esta satanización que se le ha dado. Hay pasos fundamentales que dar, y este sentimiento antiimperialista es un sentimiento que debe transmitirse particularmente a los militares que deben tener con mucha claridad qué es. La patria no se vende, como se dice, la patria se defiende.

—¿Las FFAA retornan a la seguridad presidencial?

—Nuestro Presidente, como Capitán General de las FFAA, en cumplimiento a la normativa que rige en el área, ha designado ya al Jefe de la Casa Militar, que tiene particularmente la misión de cuidar, de dar seguridad a las instalaciones del Palacio de Gobierno, ahora la Casa Grande del Pueblo. 

También seguramente el Presidente ha coordinado con el Ministro de Gobierno, porque he visto que la Policía está dando seguridad, porque también es parte de su función, está brindando seguridad en la Casa del Pueblo.

 

ACTOS IRREGULARES EN DEFENSA

“Podemos manifestar algunos temas que nos ha parecido que son temas cuestionables: que el Viceministerio de Defensa Civil, el año 2019, se haya gastado mucho más de lo presupuestado y nos hayan dejado con una deuda de 48 millones de bolivianos, y a lo que corresponde a este año también ya sé agotado el presupuesto Y tenemos una deuda de 3 millones de bolivianos”. 

“Hemos encontrado ciertas irregularidades en algunos procesos de contratación que se han realizado en esta institución y que están en curso, y esto nos está obligando a que tengamos que rectificar el camino de estos procesos cumpliendo la norma.

Es cierto que puede haber algunas urgencias en el tema de esta cartera de Estado, que son requerimientos de las fuerzas, pero eso acelerar, tomar decisiones, no puede estar al margen”.

 

MILICIAS ARMADAS SIN RAZÓN DE SER

“La gran lección a los que planteaban milicias armadas: sale en un momento, en una coyuntura, en que se han visto violentados con las fuerzas de la represión. Se ha planteado esto (instaurar milicias armadas). Hay que ver la realidad de nuestro país. La ciudadanía nos ha dado una gran lección. Nos ha dicho que para volver a tomar el poder, la democracia, el Estado de derecho, de los recursos humanos no se necesitan milicias armadas; se necesita la conciencia del pueblo”.

“Esto ha permitido al pueblo reflexionar y le ha dicho no a las milicias armadas. No se puede concebir milicias armadas en un país en el que estamos trabajando para pacificar, para que se tengan todas condiciones de manera armónica, de la convivencia ciudadana. No se puede concebir las milicias armadas porque estaríamos entrando en un proceso de confrontación y esto sí que sería realmente criminal para el pueblo boliviano”.

En Portada