Pasar al contenido principal
Pese a amenazas de quema,  la Línea Azul del Teleférico mantiene operaciones

Pese a amenazas de quema, la Línea Azul del Teleférico mantiene operaciones

De acuerdo con denuncias de vecinos, mediante las redes sociales, grupos de personas movilizadas en la zona de Río Seco de la ciudad de El Alto (sector de Extranca), amenazaron la noche del lunes a los empleados de la Línea Azul de Mi Teleférico, con quemar las instalaciones si el martes este servicio de transporte por cable operaba, como dispuso desde el lunes.  

“Igual como el Lila lo vamos a quemar si funciona algo”, fue una de las amenazas que se escuchaba en el video que circula en las redes sociales. Mientras otro grupo de movilizados  advirtió a los funcionarios que mañana (martes) esta línea del transporte por cable, no debe prestar servicio si está con el pueblo. “Mañana (martes) te atienes a las consecuencias (...). Nosotros estamos previniendo para mañana (ayer)”. “Por favor, para mañana (martes) todo tiene que estar cerrado”, fueron otras de las amenazas de los grupos movilizados.

 

OPERACIONES

Pese a las amenazas, el servicio de transporte por cable operó ayer con normalidad. La gente mostró su apoyo al trabajo que brinda a favor de la población en general. "Nosotros lo que queremos es que todo se tranquilice y haya paz de una vez, no puede ser que por unos cuantos una mayoría estemos perjudicados; han destruido tantas cosas, y nos amenazan para salir a bloquear", dijo una transeúnte que hacía uso de la Línea Azul para llegar desde Río Seco hasta la Ceja alteña. 

Desde la pasada semana, cuando se dan las protetas y movilizaciones en la urbe alteña, por grupos de vecinos y comunarios en apoyo al expresidente Evo Morales, con saqueos y vandalismo de por medio, generaron grandes pérdidas. "Nosotros no queremos que todo esto siga, han destruido y dañado a esta ciudad y los culpables no pueden quedar impunes", protestó don Franz.  En el caso de Mi Teleférico, en específico las líneas Morada, Azul y Plateada no funcionaron con regularidad y con la prohibición de que el transporte público circule, provocó que la gente, en distintos sectores de la ciudad, llegue a pie a su destino. "No tenemos otra forma más que ir a pie hasta nuestra fuente de trabajo y esperar que todo esto pase", dijo una madre de familia.     

En Portada